Saltar al contenido

Dedican conmovedora carta a madre soltera que se arrojó junto a su hijo en brazos

Sí, a veces la vida pega duro, en el corazón, el alma y el cuerpo, a veces crees que las puertas se acabaron, que por más que te esfuerces siempre algo sale mal.

Te sientes sola, juzgada y ahogada, te ahogan las penas, las deudas y la presión de no poder ser esa, de la que tu pequeño se pueda sentir orgulloso.

Y ahí estás, jugando a ser feliz, escondida detrás del maquillaje y sonrisas fingidas. A veces, no dices nada porque te da miedo, porque sientes que nadie te ayudará.

A veces, te hundes en las noches llenas de llanto, dolor y desesperanza y crees que no hay más, crees que lo mejor es partir, huir de un mundo que no te supo entender.

Y estás tan asustada, que no quieres que tu hijo pase por lo mismo, crees que le estás haciendo un favor.

A veces, estás tan cegada que no te das cuenta que en el último momento tu hijo te enseñaba cómo aferrarte a la vida, así con todo y sus tantas dificultades.

Hoy se lanzó una madre soltera al vacío, se llevó a su hijo y no escuchó, no porque ella ya estaba aturdida desde antes, porque su depresión le gritó todavía mucho antes y nadie se dio cuenta.

Y duele, duele porque tantos hubieran querido ayudarla. Duele, porque los que estuvieron ahí lo intentantaron y no lo lograron, terminaron llorando arrodillados.

Duele porque las madres solteras son muchas y quizás no era la única pasando por lo mismo.

error: ¡El contenido está protegido!