Saltar al contenido

El embarazo es contagioso entre amigas según estudios

Cuando se está en el instituto, es fácilmente perceptible que los chicos y chicas suelen actuar influenciados por otros. Si un chico tomaba una decisión o realizaba algo, los demás se mostraban más abiertos y capaces de hacer lo mismo. Según un estudio realizado por una universidad alemana, algo similar sucede con el embarazo.

De acuerdo al estudio que realizó la Universidad de Bamberg, Alemania, el embarazo es contagioso. Por supuesto, no de la forma en que se contagía una enfermedad, sino por imitación.

El estudió se realizó en una empresa, en donde se logró observar como, cuando una mujer de la empresa quedaba embarazada, las demás tenían mayores probabilidades de estarlo igualmente.

El embarazo es contagioso… por imitación

Tal como sucedía en el instituto, las mujeres se sienten motivadas a quedar embarazadas cuando otra lo está. En el caso de los chicos y chicas del instituto, estos se envalentonaban al ver que alguien tomaba la iniciativa de algo. Mientras que con las mujeres, sucede algo parecido.

Cuando una mujer observa que otra mujer de su entorno está embarazada, puede que surja el deseo de ser madre también. Lo mismo sucede con aquellas que ven a otras siendo madres.

Ver a una mujer ser madre, aumenta el deseo de ser madre también

El sentimiento de experimentar la maternidad aumenta, así como la confianza en poseer las capacidades necesarias para serlo. El estudio explica que, cuando una mujer ve que una amiga, familiar o colega del trabajo está en estado, las probabilidades de que esta saliera embarazada, aumentaban.

Sin embargo, pasados dos años, esta probabilidad volvía a descender. Esto quiere decir que, una decisión tan importante como lo es formar una familia, podría estar influenciada por factores externos.

Y es que la mujer, al ver que otra es capaz de ser madre, siente el impulso de vivir la experiencia también. Por supuesto, no es que todos los casos sean así, sino que las probabilidades de que el deseo de ser madre incremente en estos casos, son medianamente altas.

Ver a otra mujer darle cariño a su hijo, amamantarlo, y todo lo que conlleva la maternidad, puede ser enternecedor. Esto genera un sentimiento en las chicas de querer poder hacer lo mismo, además de sentirse más capaces para ello.

Al ver que una de sus amigas puede asumir el rol de madre, otras mujeres se ven, de cierta forma, impulsadas a experimentar lo mismo. No obstante, es importante recordar que esto sólo es una sugestión, es decir, no quiere decir que inmediatamente, por ver a tu amiga ser mamá, querrás salir embarazada.

error: ¡El contenido está protegido!