Saltar al contenido

Ser madre a los 30 años hará que tus bebés sean más sanos e inteligentes

De acuerdo a los científicos, cuando una mujer de 30 años tiene un hijo, es más probable que este se desarrolle mejor dentro del vientre materno.

Aunque tener un bebé a los veinte años pueda ser estupendo debido a la energía que se tiene a esta edad, estudios afirman que a los 30 es mejor.

Cuando una mujer de 20 años tiene un hijo, es probable que se recupere con mayor rapidez, además, al llegar a los 40, el hijo será mayor. Sin embargo, los científicos dicen que a los 30 los bebés pueden desarrollarse mejor, nacer más sanos e inteligentes.

¿Qué es lo que dice el estudio?

Según el estudio que se realizó, aquellos niños que habían nacido cuando sus madres tenías 30 años, tenían una puntuación más alta en la parte cognitiva y conductual que otros niños. La investigación también logró demostrar que, aparentemente, los niños nacidos de mujeres con 40 años eran más propensos a la obesidad.

Esto, debido a que las madres tendían a jugar menos con sus hijos. Por su parte, la investigadora Alice Gosis explicó que los bebés de madres primerizas de 30 años tenían una mejor expectativa de vida.

El amor y la educación son igualmente importantes

Según la investigadora, estos bebés tienen mayores probablilidades de tener ingresos altos, ser saludables y demás.Lo que este estudio busca es establecer la más óptima relación maternal. No obstante, las mujeres son libres de tener a sus bebés a la edad que deseen.

Es así que, si te sientes preparada para la maternidad a tus 25 años, eres libre de hacerlo. De igual forma, el estilo de vida de tus hijos estará intrínsecamente relacionado con la forma en que los eduques.

Por lo tanto, sólo debes asegurarte de inclulcarle buenos valores, brindarle una buena educación y por supuesto, darles tu amor de manera incondicional. Y es que el amor es la base de todo lo que construimos.

De esta forma, tus hijos crecerán en un ambiente seguro, lleno de amor, y podrán desarrollar confianza. Es así que podrán tener ambiciones en la vida, buscar formarse y tener un buen empleo.

Además, crecer dentro de un hogar lleno de amor les ayuda a establecer relaciones sanas y duraderas. Esto es fundamental para el desarrollo social y sano de toda persona.

Así que, ya sea que tengas tu hijo a los 20, 30 o  40 años, brindándole una buena educación, dándole amor y apoyo, podrá crecer y tener un futuro prometedor. 

error: ¡El contenido está protegido!