Saltar al contenido

Ser padrino o madrina es un honor para toda la vida

Ser padrinos y madrinas es una honor y responsabilidad para toda la vida, quienes son a los ojos de Dios su familiar más cercano. Los padres devotos a la religión católica acuden al bautismo por ser uno de los mandamientos de su Dios, y en este deben escoger a padrinos y madrinas que presencien el acto. Esto a través de los años se ha convertido en una decisión importante desde el principio de la vida del bebé.

Obligaciones que tienen los padrinos y madrinas

Cuando las personas son escogidas tienen una responsabilidad para con el niño por el resto de sus vidas, además, también tienen unas obligaciones que cumplir dentro de su labor.

Es por esto que, se debe pensar muy bien cuando una pareja te escoge como padrino o madrina de su bebé, es un lazo muy fuerte que no se puede romper jamás, ya que es para toda la vida.

Las obligaciones de los padrinos y madrinas comienzan establecidos por la iglesia, y ellos deben cumplir ciertos requisitos para poder ser partícipes de este acto tan grande. Si las personas cumplen los requisitos, está garantizado que puedan cumplir satisfactoriamente sus funciones, conociendo lo que implica tener un ahijado.

Los padrinos y madrinas acompañan a los padres durante toda la ceremonia de bautismo, con sus respectivos rituales. Esto los consagrara a los ojos de la iglesia como las personas capaces de velar por él bebé si los padres llegan a faltar.

Con esto, los padrinos y madrinas deben acompañar a los bebés por el largo de su vida terrenal y cristiana, dándoles el ejemplo a seguir con buenos hábitos, acciones y costumbres. Así que, ellos también como sus padres se convierten en un guía y consejero en la vida de los niños siendo como un ejemplo a seguir. Es por esto que, su papel están importante dentro del bautismo como cualquier otro que puedan representar en la vida.

Ellos deben ayudar al niño a crecer y comprender sus obligaciones con su familia, el mismo y la religión en la que fue consagrado.

Es decir, los padrinos y madrinas deben velar porque su conocimiento y fe en la religión se mantenga con el paso del tiempo y estar atentos en el bienestar del niño.

Ser padrino o madrina de un bebe es un honor y una responsabilidad que es otorgado por los padres, ya que, ellos ven en esa persona un ideal de guía para su hijo y depositan su total confianza en ellos. Es la razón por la cual ser padrino o madrina es tan honorable y una responsabilidad que se obtiene por el resto de su vida siendo la guía de una hermosa vida que se encuentra entre nosotros.

Ellos deben ayudar a los padres en la formación del niño, no necesariamente desde el punto económico, pero deben velar por su bienestar de la misma forma que harían los padres y en el caso de que ellos falten, deben ser el sostén que los acompañe en su vida en cualquier eventualidad.

Y aunque no es una obligación especifica hacerse cargo completamente del niño en caso de que los padres falten, tienen mucho derecho en ello, ya que ellos velaran por la seguridad y bienestar del pequeño a lo largo de su camino en la vida.

Las obligaciones de los padrinos y madrinas no deben debilitarse con el paso de los años, los lazos que los unen se refuerzan en su fe y además, a los ojos de sus padres son las segundas personas más importantes en la vida de su bebé, por eso y más es un honor tener estas obligaciones.

error: ¡El contenido está protegido!