Saltar al contenido

Un sobrino te cambia la vida, no es tu hijo pero es parte de ti

La mayoría de nosotros por no decir todos, tenemos a un tío o una tía muy cercana, alguien que siempre ha estado ahí en nuestros buenos y malos momentos. Alguien que nos ha cuidado en esos ratos que mama o papa no estaban en casa, que nos ha engreído invitándonos un pastel o sorprendiéndonos con algún juguete en nuestra infancia y que nos ha hecho saber de nuestros errores buscando nuestro desarrollo personal.

La llegada de un nuevo integrante a la familia es una alegría para todos, pero más aún para los hermanos de la madre o del padre, esta emoción que sienten los hermanos de tener a un niño corriendo y dándole vida al hogar.

Muchos tíos o tías por cosas del destino no llegaron a tener hijos, y por consecuencia ven a sus sobrinos como si lo fueran y generan mucho afecto y apego a los mismos. Tanto los lazos entre sobrino y tío se afianzan, esto lo podemos ver a la llegada de fechas importantes como los cumpleaños, presentaciones escolares, graduaciones, hasta en Navidad. Puedes contar con ellos cuando más los necesites.

Los padres no son ajenos a la presencia de sus hermanos, el traer a un nuevo ser al mundo puede llenarte de mucha emoción como también de muchas dudas y confusiones por lo que tener a su lado a su hermano apoyándolo es fundamental, en especial si este ya paso por la situación que próximamente tu vivirás. Los lazos familiares entre madre y tía mejoraran ya que pasaran más tiempo juntas y se conocerán más profundamente.

Los sobrinos te pueden dar otra perspectiva a tu vida, un giro de 180 grados, puedes enseñarles muchísimas cosas y puedes tu aprender de ellos, te pueden ayudar a ser perseverante, paciente y amoroso, los niños tienen una forma de dar amor muy característico, nos hacen sentir especiales y reflejan mucha inocencia en su actuar. Por ejemplo, cuando lo vas a visitar y se emociona al verte, o ante un regaño de sus padres, recurre a ti para que lo consueles, En los momentos de juego junto a tu sobrino, podrás sentirte un niño de nuevo, recordar los bellos momentos de tu infancia donde compartías con tus hermanos y/o primos.

En caso no hayas tenido un tío así en tu infancia, no es tarde para ser esa tía o tío bonachón con tus sobrinos y darles todo el cariño y apoyo que necesitan.

error: ¡El contenido está protegido!